martes, 23 de marzo de 2010

gota a gota

el viernes fue feriado, y tenía planes para un día apacible,
estaba cómodamente instalado en mi casa, sin otra idea que relajarme.
hasta la noche que iba a salir, toda la tarde era para mi.
a las 16 hs tenía un libro a medio leer, y varias pelis pendientes.
estaba en el estudio, tirado en un sillón leyendo cómodamente, la luz cálida entraba por la ventana, afuera no había ruidos, con la tranquilidad de los fines de semana largos, pero (siempre hay un pero desde que descubrimos que el universo se rige por dos leyes básicas, 1. la de Murphy y 2. la del Gallinero) y empecé a oir un lejano tic tic tic y no le di importancia, seguí en mi lectura pero el ruido empezó a sentirse con mayor frecuencia, así que me levanté sin demasiado entusiasmo y empecé a investigar el origen del mismo.
al llegar al salón vi algo húmedo en el sofá, levanté la vista y vi una pequeña gotera de no más de 12 cm., así que no me preocupé y puse debajo una olla.
me vestí y subí al 4to piso para avisarles, pero no había nadie, entonces toqué todos los timbres del 4to y sin éxito.
así que volví a mi casa ya con otro humor, y vi que la gotera ya tenía forma de extraña línea de casi medio metro de la cual caían gotitas, busqué más recipientes y bajé a la calle para ver el edificio desde enfrente.
ahí pude ver claramente una cascada incipiente desde el 4to piso hacia la calle, volví a a entrar, seguí golpeando puertas y nadie visible, por suerte me crucé con una vecina que llegaba y era del piso en cuestión pero el de al lado.
me dijo que se habían ido de vacaciones y no tenía su teléfono móvil ni nada.
ahí ya nos ponemos en acción, a localizar al propietario, y también decidimos avisar a los bomberos.

a partir de ese momento la historia sucede en gags tragicómicos.

llamamos a los bomberos y nos dicen que para poder intervenir necesitan que antes hagamos la denuncia en la policía.

llamamos a la policía y nos dicen que la denuncia hay que hacerla en la comisaría y no por teléfono.

vamos a la comisaría y nos dicen que para entrar en la casa de la fuga de agua(ya un manantial natural) necesitan una orden judicial.

hacemos el trámite y nos atienden muy bien, pero hay que esperar la orden.

volvemos y están llegando los bomberos con dos autobombas y las sirenas puestas.

dicen pueden cortar el agua en la toma general pero no saben donde está, evidentemente nosotros tampoco.

al fin la encuentran en suelo del portal de entrada, levantando una tapa.
en el interior se ve algo similar a una llave e intentan moverla, se resiste tanto que van a buscar una pinza gigante para hacerla girar.

en la calle se empieza a agrupar gente que pasaba/paseaba por ahí.

los bomberos insisten con la herramienta y consiguen que la supesta llave no solo gire sino que se arranque y empieza a brotar agua en todas la direcciones.

un chorro enorme que rebota contra las paredes y el techo.

sale una vecina ocotogenaria que vive en la planta baja, vestida con una horrible bata azul eléctrico, zapatillas chinas y peinado de peluquería que protesta "no corten el agua que tengo que poner la lavadora".

nadie le hace caso, porque llegan gritos del semisótano que comienza a inundarse.

en los pisos bajos, al reventar la tubería el agua sale por los enchufes y también cae desde desde la altura calle hasta los techos, comenzando a crear un caos.

llega la policía que tal vez desconcertados por el alboroto acordonan la zona.

más vecinos desconocidos se acercan al ver el espectáculo, que como están al pedo, opinan y ensayan teorías de lo que sucede.

algunos señalan el sotano y otros el 4to piso, no se ponen de acuerdo.

los bomberos dicen que lo que se rompió no es de su área y eso depende del Canal de Agua de Isabel II, y hasta que ellos no lleguen no se puede hacer nada.

gente solidaria ayuda a quitar el agua del semisótano que ya alanza la altura al menos medio metro, yo mientras tanto vuelvo a mi piso (el 3ro) para ver como evoluciona mi propia gotera.

ya toda la pared del salón es una gran gotera que avanza por la pared del pasillo hasta la luz, que obviamente corto.

el pasillo ya es un extraño mural con forma acuática.

llega una amiga de la pelotuda que vive en el 4to 1, y le dice a la poli que autoriza que entren, pero lógicamente no le hacen caso.

sigue faltando la autorizaciòn judicial o de la inquilina.

llega el dueño del piso, pero no tiene llave ni permiso para entrar a la vivienda.

llega un tío de la boluda del 4to. porque vive en el barrio y se enteró del desastre, pero tampoco tiene llave.

llega la gente del Canal y por fin cortan el agua.

los bomberos tiene permiso para entrar a la vivienda y se aclara la causa de todo.

la señorita del 4to 1 antes de salir de vacaciones decidió bañarse, pero por el motivo que sea cambió de idea pero no cerró el grifo y se fue.


ya son las 11 de la noche y que cada santo aguante su vela.



.

lunes, 1 de marzo de 2010