lunes, 24 de septiembre de 2007

sábado, 15 de septiembre de 2007

bolg solidario/solitario

(debido seguramente a un pequeño error tipográfico al confundir la t con la d, el amigo zorgin desde su/nuestra: http://lacantinadelmuelle.blogspot.com/ me pasó la antorcha solidaria y le prometí escribir algo al respecto).



"la muerte de una persona es una tragedia,
la muerte de un millón una estadística".


Stalin
(y este señor hizo una buena cantidad de estadísticas).
.
.

ser solidario es preocuparse e intentar buscar soluciones a quienes lo necesitan, es acción concreta y no teórica.
.
hoy existen las ONG que son una forma de ayudar ante la indiferencia y/o inoperancia de los gobiernos, o los cooperantes que hacen miles de km para prestar algún servicio.
.
no los subestimo, pero es más fácil apadrinar un chico que nunca verás porque malvive en otro continente, o irse un mes a construir una aldea o lo que sea al quinto pino, que involucrarse con el cotidiano (a veces terrible) del lugar donde uno vive.
.
igual siempre será mejor eso que ser indiferente o mirar para otro lado.
.
de eso se trata, de mejorar un poco el mundo.
.
y mientras el esfuerzo se destine a atemperar los efectos, y no se ataquen las causas, ahí seguirán las grandes vergüenzas de la humanidad:
.
.El hambre
.La pobreza
.Las enfermedades
.La injusticia
.La violencia
.
y hay otros problemas que nos afectan a todos:
.
.Reservas de agua en peligro
.Desertificación
.Cambio climático
.Contaminación del aire y del agua
.Deforestación
.Efecto invernadero
.Extinción de especies animales y vegetales
.Etc Etc
.
y de no resolverlos, el futuro tiene mala pinta y las ya mencionadas lacras nos pueden alcanzar a todos.
.
existen avisos del maltraro al planeta, en forma de tsumamis, huracanes, terremotos y demás desastres "naturales".
.
hay que ser responsable y ponerse a trabajar ya mismo, porque las amenazas son reales y no ciencia ficción.
.
desde la conducta individual hasta la presión a los gobiernos del color que digan ser.
.
por eso creo que hoy ser solidario tiene dos frentes, además de la necesaria prioridad a los semejantes, está la lucha por la supervivencia colectiva.
.
Soy racista, creo en una sola raza: la humana.

martes, 11 de septiembre de 2007

jueves, 6 de septiembre de 2007

De las conducta indecorosas en la mesa de mi señor





De las conductas indecorosas en la mesa de mí señor Estos son hábitos indecorosos que un invitado a la mesa de mi señor no debe cultivar (y baso esta relación en mis observaciones de aquellos que frecuentaron la mesa de mi señor durante el pasado año):


Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado.

Tampoco ha de poner la pierna sobre la mesa.

Tampoco ha de sentarse bajo la mesa en ningún momento.

No debe poner la cabeza sobre el plato para comer.

No ha de tomar comida del plato de su vecino de mesa a menos que antes haya pedido su consentimiento.

No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo.

No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa.

Ni utilizar su cuchillo para hacer dibujos sobre la mesa.

No ha de limpiar su armadura en la mesa.

No ha de tomar la comida de la mesa y ponerla en su bolso o faltriquera para comerla más tarde.

No ha de morder la fruta de la fuente de frutas y después retornar la fruta mordida a esa misma fuente.

No ha de escupir frente a él. Ni tampoco de lado.

No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa.

No ha de hacer ruidos de bufidos ni se permitirá dar codazos.

No ha de poner los ojos en blanco ni poner caras horribles.

No ha de poner el dedo en la nariz o en la oreja mientras está conversando.

No ha de hacer figuras modeladas, ni prender fuegos, ni adiestrarse en hacer nudos en la mesa (a menos que mi señor así lo requiera).

No ha de cantar, ni hacer discursos, ni vociferar improperios ni tampoco proponer acertijos obscenos si está sentado junto a una dama.

No ha de conspirar en la mesa (a menos que lo haga con mi señor). No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos.

Tampoco ha de prender fuego a su compañero mientras permanezca en la mesa.

No ha de golpear a los sirvientes (a menos que sea en defensa propia).

Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa.


Leonardo da Vinci