domingo, 24 de junio de 2007

los visitantes

el primer año que que estuve en Madrid, pasaron 27 personas por mi casa.

cuando digo pasaron quiero decir que se quedaron entre una noche y 2 meses.

amigos, familiares, ex-novias, conocidos, amigos de amigos, y casi extraños.

al principo, recién llegado era una alegría recibir gente, porque todavía estás más del lado de allá que del lado de acá.

la distancia se medía de otra manera, porque desaparecía inmediatamente con la gente que hasta hacía poco compartías cosas, y el mundo de acá todavía estaba en blanco.

tuve suerte con los primeros visitantes, pero se fue complicando porque ya me sentía un poco invadido.

frases que me parecían graciosas empezaron a molestarme:

yo duermo en cualquier lado

yo como cualquier cosa

la próxima vez invito yo

puedo llamar a Argentina?

después cambio dinero y te lo pago.

en un momento cualquiera te das cuenta de algo obvio: que cuando vivís afuera tu único y genuino territorio es tu casa.

los visitantes hacen sus cálculos: pasajes, hospedaje, comida, lugares a conocer y/o experiencias que querrían vivir.

y cuando te das cuenta que sos parte de ese cálculo ya no sos tan hospitalario.

hubo de todo, desde los que se extasiaban frente a cualquier cosa común por el solo hecho de estar en Europa, hasta los que ignoraban todos los museos menos el del Jamón.

los que sentían que debían conocer lo máximo posible porque para eso viajaron, hasta los que se limitaban a lo supuestamente típico y sacarse una foto con eso de fondo.

cada uno llega con sus ilusiones, fantasías y expectativas.

hubo visitantes despreocupados y de vacaciones, y también los que llegaban con una mano atrás y otra adelante con la idea de quedarse.

pero el cómputo global es positivo, mis mejores amigos han podido visitarme, lo mismo que mis hermanos, y eso ha sido lo mejor.

con los visitantes te das cuentas que conexiones son de verdad y cuales artificiales.

de los conocidos hubo sorpresas agradables y también decepciones.

a modo de ejemplo, una tarde tocaron el timbre y ahí había un tipo que no había visto en mi vida con una carta en una mano y una valija en la otra, el extraño resultó ser un vecino de una amigo y del aeropuerto vino directo a mi casa. Hablamos un rato, y como en esa época tenía una amiga de Baires como visitante, y el tipo no me gustaba le conseguí un hotel de acuerdo a lo que quería/podía pagar. Pasaron dos semanas y no supe nada del tipo, hasta que mi amiga me comenta:
- fulano dejó la valija porque ya se va de Madrid
- no sabía que lo conocías, le dije.
- si, viene todos los días alrededor de las 11, entra un rato al baño y después se va.
- porqué?
- dijo que es amigo tuyo, y como el baño del hotel no le gusta viene a ducharse y a cagar acá.

desagradable, no?

otro regalo que me dejaron una pareja de conocidos, en una semana hicieron 14 llamados a Baires en horario caro y no me lo dijeron, en su momento era la mitad del precio de un pasaje a Argentina.


salvo estos incidentes más o menos aislados, ha sido una buena época.

lo más positivo es que algunos visitantes, que vinieron como conocidos ahora son amigos, y forman parte del mundo permanente.

de todas formas la habitación de huéspedes ya no está habilitada, ahora tengo un sofá cama que es cómodamente incómodo para recibir a los visitantes.

21 comentarios:

.:. chirusa .:. dijo...

qué feo el desubique de algunas personas.
qué feo el abuso de la hospitalidad, del espacio ajeno, de la privacidad... terrible falta de respeto.
En algunos casos, sentí verguenza ajena, hay que tener cara de piedra para algunas situaciones que contás .

El hermano del papá del mostro mayor, vive por segunda vez en España (durante sus primeros años, me contaba que era impresionante la gente que de pronto se hizo amiga o le pedia favores... onda como que le mandaban al sobrino de un amigo de la vecina de la prima de su ex-esposa para que le diera hospedaje).

Como verás, no has sido el único, creo que la desverguenza,el desubique, y el abuso no tiene límites.
Debe ser duro y vergonzoso muchas veces, tener que ponerlos a la fuerza.

A propósito... Vas a estar en Noviembre? (yo duermo en cualquier lado y como cualquier cosa) :D

submarino dijo...

chiru: y otros detalles que no cuento por pudor.

claro que no soy el único, y a otros les fue peor.

seré un ingenuo, pero me gustaría que fuera diferente.

reuerdo mis primeros viajes, y aunque no lo buscaba, cuando visitaba a alguien tenía suerte si me ofrecían una coca cola.

esa sensación es la que traté de evitarles a los visitantes.

en tu caso si conocés a alguien que vive acá conocerás variantes de la misma historia.

PD noviembre?

zorgin dijo...

mire, si el sillón es muy incómodo, nosotros ocho dormiríamos en bolsas de dormir..., Ud nos las podría conseguir?, no esperará que viajemos hasta allí cargando mesejante bagallo???!!!

Alex dijo...

lo que es llegar cuando ya se avivaron, osea que si te caigo con un cartelito que dice amor profano esto ya no aplica era una alegría recibir gente, porque todavía estás más del lado de allá que del lado de acá.
jiji

.:. chirusa .:. dijo...

submarino
yo también soy ingenua, por eso me da verguenza, y me cuesta entenderlo...
lo de noviembre fue solo un chascarrillo para cerrar el comentario (respire tranquilo, no voy a aparecer con mi jean fileteado, la cara mustia y la valija en la mano) :P

submarino dijo...

zorgin: tiene toda la razón, y si quiere venir con alguien más también.

PD ¿de los 8 cuantos cree que podrían dormir de pie?

submarino dijo...

alex: el mundo virtual aún no se estrenó.

PD no se preocupe, que en Barajas, vería el cartel con el periscopio.

submarino dijo...

chiru: no la veo capaz de dejar marido y mostros a su libre albedrío.

PD pero si se anima, cuidado con la máscara y el detector de metales.

.:. chirusa .:. dijo...

:P

vic dijo...

y yo que sentía mi año partido en dos... por lo que andaba buscando un sofá allá* :P

me quedó clavada la parte del entorno aún en blanco y que el territorio -por el momento- era la casa. cuán necesario armarse del espacio/escenario propio, eh? que algunos poco saben respetar o saben derrumbar sin drama.

*nah, broma. fui visitante y también tuve visitantes, te entiendo claramente.

submarino dijo...

vic: me alegro que lo haya entendido en su punto y no como queja y/o advertencia.

es lindo preservar/reservar tu mini-patria para la gente que de verdad forma parte de tu mundo.

PD es más, creo que algunos visitantes eran extraterrestres.

Laura dijo...

Le pasa a todo el mundo. Hay que reservarse el derecho de admisión.

vic dijo...

lo dijiste muy bien, al fin y al cabo nuestro mundo es esa gente que nos rodea. acá, allá y en kabul.
igualmente sabemos que hay lugares más fáciles para arraigarse que otros, y que mucho depende de uno también.

pd. ahhh, entonces iré a tu sofá... andará Mel Gibson buscando señales? :P

submarino dijo...

laura: bienvenida.
tiene razón, lo que pasa es que lo excepcional para unos (los visitantes) puede ser habitual para los visitados, de ahí la diferencia cuanto llaman a tu puerta.

submarino dijo...

vic: muchas veces las señales dependen de la interpretación que les demos.

no creas que no pensé muchas veces el tema del arraigo, y depende de tantas cosas que es complicado sintetizar (al menos para mi).

Madrid es el lugar con más similitudes aparentes y eso lo hace atípico.

submarino dijo...

vic: el sofá está a una altura que Mel Gibson solo llegaría saltando.

Ammu dijo...

casi como pasa acá cuando te compras o alquilas una casa en el verano con pileta,,,todos se acuerdan de uno,,,
jajajjaa
sisisisisis
cartelito: la casa se reserva el derecho de admisión,,,
pero como todo se rescatan cosas buenas,,,
lo malo es que a uno no le dan la posibilidad de elegir,,,
vienen y se instalan,,,
yo prometo llamarte antes,,,
jajajaja
un abrazo
Fafi
http://soyyo1965.spaces.live.com

microcosmos dijo...

si llego a ir a madriz, el café lo invito yo.

submarino dijo...

ammu: los visitantes son así.

me gustó la imagen de la casa con pileta y los auto-invitados.

ahora sólo recibo con cita previa, y confirmada.

PD hablando de visitantes, la visitaré en su espacio.

submarino dijo...

micro: y yo le pago el taxi.

Kukilin dijo...

Vengo a agradecer tu saludo en lo de Zorgin.¡Gracias! Y sobre lo que cuentas de tu experiencia con los cara de piedra, he sentido vergüenza ajena.
Un gusto conocer´tus apreciaciones.
saludos.