martes, 26 de junio de 2007

domingo, 24 de junio de 2007

los visitantes

el primer año que que estuve en Madrid, pasaron 27 personas por mi casa.

cuando digo pasaron quiero decir que se quedaron entre una noche y 2 meses.

amigos, familiares, ex-novias, conocidos, amigos de amigos, y casi extraños.

al principo, recién llegado era una alegría recibir gente, porque todavía estás más del lado de allá que del lado de acá.

la distancia se medía de otra manera, porque desaparecía inmediatamente con la gente que hasta hacía poco compartías cosas, y el mundo de acá todavía estaba en blanco.

tuve suerte con los primeros visitantes, pero se fue complicando porque ya me sentía un poco invadido.

frases que me parecían graciosas empezaron a molestarme:

yo duermo en cualquier lado

yo como cualquier cosa

la próxima vez invito yo

puedo llamar a Argentina?

después cambio dinero y te lo pago.

en un momento cualquiera te das cuenta de algo obvio: que cuando vivís afuera tu único y genuino territorio es tu casa.

los visitantes hacen sus cálculos: pasajes, hospedaje, comida, lugares a conocer y/o experiencias que querrían vivir.

y cuando te das cuenta que sos parte de ese cálculo ya no sos tan hospitalario.

hubo de todo, desde los que se extasiaban frente a cualquier cosa común por el solo hecho de estar en Europa, hasta los que ignoraban todos los museos menos el del Jamón.

los que sentían que debían conocer lo máximo posible porque para eso viajaron, hasta los que se limitaban a lo supuestamente típico y sacarse una foto con eso de fondo.

cada uno llega con sus ilusiones, fantasías y expectativas.

hubo visitantes despreocupados y de vacaciones, y también los que llegaban con una mano atrás y otra adelante con la idea de quedarse.

pero el cómputo global es positivo, mis mejores amigos han podido visitarme, lo mismo que mis hermanos, y eso ha sido lo mejor.

con los visitantes te das cuentas que conexiones son de verdad y cuales artificiales.

de los conocidos hubo sorpresas agradables y también decepciones.

a modo de ejemplo, una tarde tocaron el timbre y ahí había un tipo que no había visto en mi vida con una carta en una mano y una valija en la otra, el extraño resultó ser un vecino de una amigo y del aeropuerto vino directo a mi casa. Hablamos un rato, y como en esa época tenía una amiga de Baires como visitante, y el tipo no me gustaba le conseguí un hotel de acuerdo a lo que quería/podía pagar. Pasaron dos semanas y no supe nada del tipo, hasta que mi amiga me comenta:
- fulano dejó la valija porque ya se va de Madrid
- no sabía que lo conocías, le dije.
- si, viene todos los días alrededor de las 11, entra un rato al baño y después se va.
- porqué?
- dijo que es amigo tuyo, y como el baño del hotel no le gusta viene a ducharse y a cagar acá.

desagradable, no?

otro regalo que me dejaron una pareja de conocidos, en una semana hicieron 14 llamados a Baires en horario caro y no me lo dijeron, en su momento era la mitad del precio de un pasaje a Argentina.


salvo estos incidentes más o menos aislados, ha sido una buena época.

lo más positivo es que algunos visitantes, que vinieron como conocidos ahora son amigos, y forman parte del mundo permanente.

de todas formas la habitación de huéspedes ya no está habilitada, ahora tengo un sofá cama que es cómodamente incómodo para recibir a los visitantes.

lunes, 18 de junio de 2007

miércoles, 13 de junio de 2007

El año partido en dos

y todavía no me acostumbro.

en estos días la ciudad comienza a disminuir la velocidad hasta cambiar de estado.

lo que no se haga en las próximas dos semanas quedará pendiente hasta septiembre, y en el medio: el limbo.

generalmente tengo que pensar en que mes estoy, y esto de reiniciar el año en el mes 9 (tan cerca de fin de año), me desconcierta más.

colegios, deportes, trabajos, proyectos, espectáculos, etc., van de septiembre a junio, esa es la temporada normal.

muchos ya comenzamos la jornada intensiva, que implica entrar antes, no salir a comer y estar en la calle a las 3 de la tarde.

es otro Madrid, completamentamente opuesto al del resto del año, con luz natural casi hasta las 10 de la noche, cuando en invierno se sale de casa de noche y se vuelve también de noche.

los días largos, y las noches calurosas cambian por completo los hábitos.

todos los bares con mesas en las veredas, abiertos hasta tarde.

y al no poder dormir por el calor que ya está llegando, es natural que la gente salga masivamente a la calle, y que toda la ciudad entre en algo parecido a las vacaciones.

y llega la guerra del ruido, donde sólo se puede combatir por el método ibérico que consiste en hacer más ruido que el otro.

en julio y agosto madrid se vacía de madrileños y se llena de extranjeros, lo que modifica el paisaje urbano

lo bueno es que hay sitio libre en restaurantes, cines, y también se consigue el milagro de estacionar en la puerta de tu casa.

pero en realidad no se porque estoy escribiendo todo esto, la idea inicial era decir que en estos días es cuando noto más el quiebre con la realidad de Baires, cuando me siento más lejos.

lunes, 11 de junio de 2007

lunes, 4 de junio de 2007

sábado, 2 de junio de 2007

Control y Privacidad

Este viernes en la empresa donde trabajo, cambió la normativa de seguridad respecto a Sistemas y desde la Casa Matriz, se puede tener acceso a la PC de cada empleado en todas las sucursales.

y así también se controlará el movimiento individual en Internet, que páginas se visitan, cuanto tiempo, detalle del correo electrónico enviado-recibido (el laboral y el personal).

lo que pueda hacer desde mi casa, también queda registrado en alguna parte, es sabido que google almacena todos los sitios visitados.

el blog tampoco es del todo libre, porque sabiendo que existen ojos invisibles que todo lo leen, si quisiera decir que Bush es un genocida estaría en mi derecho de opinarlo, pero como no me gustaría estar en una lista de sospechoso de algo entonces no lo diré.

como si no hubiera suficientes controles, la absurda idea de responsabilizar al titular del blog de las opiniones de los lectores es algo que se está debatiendo.

el fotolog, por ejemplo si un día subo la foto de un culo me lo cierran.

los e mails también si es por presuntas razones de seguridad del gobierno, pueden ser rastreados y leidos.

la única censura que justifico y defiendo en Internet, es la que se refiere a la pornografía infantil, del resto creo que nadie es quien para determinar que digo, que leo/veo u opino.

internet es una maravillosa puerta abierta al mundo, y eso tiene como precio la pérdida de la privacidad.

podría derivar en otras consecuencias del avance tecnológico como la implantación (debajo de la piel) de microchips para el control de empleados (de momento voluntarios) que se está implementando en una empresa de EEUU,

o que en el aeropuerto de Manchester desde el próximo año junto a la tarjeta de embarque irá un microchip por razones de seguridad del aeropuero y control de los pasajeros.

pienso en Foucault y la microfísica del poder, en su libro "vigilar y castigar" y se me ponen los pelos de punta.

pero mejor freno acá.

PD ¿quien controla a los qué controlan?